jueves, 21 de julio de 2016

La télica y la necesidad de la eduación!

Planteamientos como los de Gregory Bateson, en hacer frente a situaciones paradójicas, en educación, por supuesto, en que no hay manera de salir de la "educación", es decir, de su supuesta "inutlidad", refiriéndose a que algo que no produce no tiene utilidad, pensamos que la única forma es a campo través.
Tengamos en cuenta que no hay ironía en mi reclamo a la inutilidad, si no es la elección específica de la palabra (que podría haber ido por alternativas menos provocativos, tales como "antiutilitarismo" o "improductividad"). Estoy siendo completamente recto al afirmar que el papel y la gloria de la educación es que puede ser inútil, al no estar limitada por criterios de producción y el propósito predeterminado.

Entonces será el momento y la oportunidad oportunidad de transcurrir en nuestras ideas "pasando por" la aproximación y, por el tiempo, no apostando solo por la Filosofía o la Pedagogía, sino en las llamadas "ciencias duras"dando a esa , "productividad" "STEM", sujetos que están siendo utilizados retóricamente para empujar las humanidades y las críticas fuera de la academia.

Pero lo que ahora es inútil puede abrir nuevos mundos, mañana. Y aunque nunca lo hace, es hermoso, porque tiene las marcas del juego de las posibilidades hacia lo que es la vida y la mente. No debería ser necesario una justificación contra la "productividad" o "los resultados del aprendizaje" listas de comprobación....

Este es el propósito de la educación permitir que la mente (de nuevo haciéndose eco de Bateson, utilizo la palabra "mente" en su mayor definición, incluyen todos los sistemas sociales y de vida) para reproducir no solo la finalidad en sí, si no también todos sus efectos colaterales y aquellos elementos que la pueden condicionar, obviamente, mientras que el empuje neo-liberal de pensamiento permanece presente e inmutable, por tanto de menor valor, una perversión del propio concepto de "sostenibilidad", como ser capaces de perpetuar indefinidamente la misma dinámica del mercado.

Siguiendo esta línea de pensamiento, un ejemplo prominente de estos ataques a la inutilidad se refiere a la estrecha relación entre el juego, juegos, y la educación. A partir de hoy la gran mayoría de los juegos y prácticas lúdicas están siendo preponderantemente expulsados de los lugares de aprendizaje, como la ESCUELA, UNIVERSIDAD... (y eran, hasta tiempos muy recientes, lo más a menudo vilipendiado y se utiliza como cabezas de turco por los medios). Sin embargo, en las mismas instituciones de aprendizaje tiempo, influenciados por las partes interesadas tecnocráticos (y technodeterministas), gastan millones de euros, dolares,... en "juegos serios" y "gamification", es decir escenarios lúdicos (o prácticas para-lúdicos) caracterizados ante todo por su " télica carácter ", su intencionalidad, la idea de que los juegos son divertidos, pero son realmente vale la pena nuestro tiempo sólo si ellos también pueden hacer un poco de" trabajo útil ", aprender.

Aun cuando muchos de estos juegos o prácticas "gameful" promover prácticas sanas o sostenibles, en un nivel metacomunicativa que transmiten otra, curriculum oculto, el de la vigilancia, la eficiencia, la habilidad o la información de entrega y, sobre todo, el cumplimiento, la reducción del comportamiento de el útil y previsible.

Por medio de estas ecologías nos podremos relacionar con personas, organizaciones...que nunca hubíésemos pensado y por tanto la educación, el aprendizaje ya no puede tener la misma acepción que tenía, porque ya en nada se le parece, es sencillamente no una perversión del concepto y de la palabra, si no sencillamente una COSA DIFERENTE.

Los liberales dirán, simplemente como excusa, que debemos explorar todos los campos, ya que de esta manera por lo menos alguna cosa haremos de lo que ellos defienden, la producción, cuando realmente lo que de
bemos hacer es " aprovechemos los intereses de los alumnos y que se acerquen la realidad para que tengan la oportunidad de cambiarla" (@NubecitasdeS)

Juan Domingo Farnos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada